Su Historia




DE SU NACIMIENTO A LA ESTACIÓN DE PUEBLO HUNDIDO. (1850–1909)




Entre las grandes incógnitas que envuelven a Pueblo Hundido, están las que dicen relación con el origen del nombre y la ubicación del Asentamiento. Es decir ¿qué significa Pueblo Hundido? ¿ Cuál es la relación, si es que la hay, entre el nombre y el Asentamiento? ¿Donde estuvo ubicado originalmente?.

El sentido común es el primero en echar un halo sobre este misterio, popularizando la relación entre la geografia y la ubicación del Asentamiento. Esta relación se origina en la impresión que causa el arribar al pueblo, especialmente por la Carretera a Inca de Oro. Desde ese punto, se percibe al pueblo como hundido, un hoyo.Pero la cosa no acaba aquí, ya que una hipótesis menos popular compite por absorber el problema. Es la “Hipótesis del Obispo”, personaje que supuestamente habría visitado la zona, encontrándose con rasgos geológicos indicativos de la ocurrencia de una catástrofe de tal magnitud, que el pueblo que existía en los alrededores habría sucumbido, se habría hundido todo en profundas grietas, quedando a la vista solo las copas de los árboles.


Este personaje era el Obispo Rafael Valentín Valdivieso, quién realizó un viaje de evangelización en Enero de 1841. Revisando el texto que deja constancia de su misión, recogimos la descripción de un lugar denominado Pueblo Hundido. “ No muy distante de la Finca de Chañaral esta lo que llaman Pueblo Hundido, porque se ven todavía árboles cuyas copas se han sepultado y solo aparecen las raíces, grietas no bien cerradas y otros vestigios causados por alguna gran catástrofe de la naturaleza”.


Otro elemento importante para la investigación es que en el relato el Obispo Valdivieso nada dice que al momento de su visita, Pueblo Hundido sea un Asentamiento. A lo mas podemos presumir que se esta refiriendo a lo que hoy conocemos como “Quinta Los Chañares”. Por de pronto nos anima la certeza que Don Rafael Valentín Valdivieso no reconoció el lugar y que solo lo menciona circunstancialmente.


Pero, separémonos del Obispo Valdivieso y dejémonos llevar, a modo de Hilo de Ariadna, por el oscuro pasado de Pueblo Hundido. Esta Vez el Guía es el Director General de Correos de Chile Francisco Solano Astaburuaga, quién 20 años después del Obispo Valdivieso se va a referir a Pueblo Hundido.


“ Pueblo Hundido, es pasaje del Departamento de Copiapó, entre la serranía de la base occidental de los Andes, por donde de abre lecho barrancoso del llamado Río Salado, y notable por unas pequeñas vegas pastorales, en medio de la aridez general, que fluyen vertientes que se infiltran en eso lecho”.


Bastante más clara es la descripción que hace el Director de Correos sobre el lugar denominado Pueblo Hundido. Pero, más interesante es aún lo que a continuación sigue relatando Solano Astaburuaga. “Es tradición que en una de esas vegas existió un pueblo indígena que desapareció por un hundimiento del terreno y de ahí su nombre...”.
La contrastación de estos antecedentes nos estarían indicando que el origen del nombre Pueblo Hundido es de muy antigua data. Esto no quiere decir que el Asentamiento mismo tenga sus raíces tan profundas hundidas en el tiempo.

DE LA ESTACION DE PUEBLO HUNDIDO AL CENTRO PARA EL PROGRESO (1909 – 1960)


Si bien en los años, la minería era el núcleo central de la actividad cercana al Asentamiento, El Ferrocarril marca la importancia en el desarrollo no solo de esta pequeña comunidad que se aglutina rápidamente entre casas y cerros, sino que en todo el Departamento (Lo que hoy es región) con la llegada del primer ferrocarril a Sudamérica (Caldera 1850).


De allí una cronología que no se detiene, desde la navidad de 1851 cuando arriba a Copiapó el primer tren desde Caldera.
En 1871 la expansión ferroviaria llaga a Puquíos y en 1909 se estima la llegada oficial del ferrocarril al entonces Pueblo Hundido, llegando antes hasta Chañaral y después El Salado.
Claro que antes de la llegada a Pueblo Hundido, la historia dice que desde Mina Carmen, ya se transportaban en este medio todo el mineral y el material que necesitaba esta actividad minera.
En 1910 se dicta la Ley del ferrocarril Longitudinal y se crea el ferrocarril Antofagasta- Bolivia, que tendría como una de sus estaciones principales a Pueblo Hundido.
En 1929 se inaugura oficialmente el recorrido Pintado – Pueblo Hundido que conseguiría la construcción de casas de máquinas, maestranzas y toda la infraestructura necesaria para el transporte de ida y vuelta de carbón, petroleo, agua, etc. etc, elementos básicos para estos monstruos del riel.
Hay que consignar que entre 1918 y 1925 sale a la luz el atrevido proyecto del ferrocarril hasta Poterillos, en la obra que emprende la andes Cooper Mining, uniendo Barquito y Potrerillos, con una arquitectura ferroviaria espectacular desde el mar hasta los tres mil ochocientos ochentas metros sobre el nivel del mar.
El ir y venir era incesante, unos subían con el material necesario para esta empresa y otros bajaban con las barras de cobre recién fundidas en sus nuevos hornos.
De esto la vida transcurre entre pitos, gritos, ventas de cazuelas, té caliente, maleteros, portaequipajes, cuidadores y un sin número de ofertas laborales que se van dando al alero de esta actividad, donde la comunidad curiosa juega un rol de leyenda o historia que van dando vida a las primeras calles, las nuevas casa, los nuevos vecinos, etc.
Entre este tiempo de novedades, trabajo y vida ferroviaria suceden muchos acontecimientos que vale la pena insertar en la historia: el Comité pro creación de Pueblo Hundido (1919); el Comité pro Plaza de Pueblo Hundido (1923); Cruz Roja (1925); Centro Filarmónico y Social Unión Pueblo Hundido (1929); Comité pro construcción del estadio de futbol (1931); Sindicato Profesional de Obreros Mineros (1937); Sindicato de Portaequipajes (1939); Comité pro Adelanto Local (1944); Asociación Minera de Pueblo Hundido (1950); Asamblea del Pueblo (1951); Asamblea de la Unión Independiente (1952); etc.
En 1960 con la ebullición del nacimiento de la Junta de Vecinos Pueblo Hundido, Clubes Artísticos, Liga de Fútbol, etc. se gesta la creación del Centro para el Progreso de Pueblo Hundido.





DEL CENTRO PARA EL PROGRESO A 1972 COMUNA AUTÓNOMA. (1960 – 1972)


Conforme los primitivos pueblos hundianos van construyendo, apropiándose y apegándose al terruño, la vida sociocultural de la localidad comienza a preñarse de una creciente complejidad social, dentro de la cual están presentes los individuos y sus contingencias, las dificultades propias de la ocupación y construcción territorial, los requerimientos de los asentamientos humanos, las demandas colectivas, las exigencias político – administrativas derivadas del Estado – Nación, etc. En este contexto, se hace imprescindible organizar la convivencia, a fin de dar cuenta de los requerimientos colectivos, y las necesidades y se hace imprescindible organizar la convivencia, a fin de dar cuenta de los requerimientos y dificultades (agua, Salud, trabajo, seguridad, recreación, cultura).
Por ende, se comienzan a perfilar las alternativas locales, relativamente autónomas de la administración departamental y comunal (léase Departamento y Comuna de Chañaral). El resultado de este esfuerzo es un tejido social compuesto por individuos, grupos e instituciones que no solo tiene un efecto conyuntural (Funcional al momento) sino que también histórico. Este tejido se materializo con una serie de instituciones y grupos deportivos, artísticos-culturales, políticos, religiosos, asistenciales, etc.
El Comité Pro Pueblo Hundido (1919)
El Comité Pro Adelanto de Pueblo Hundido (1944)
El Centro para el Progreso de Pueblo Hundido (1960)
(fuente; Experiencia FES Nacional, wwwredel.cl/experiencias/casos/cas5.2html)

Desde esta fecha, 1960, han transcurrido cuarenta y dos años y es necesario recordar que hubo un trabajo meticuloso, silencioso a veces de un grupo de hombres y mujeres, que se desprendieron de sus legítimas convicciones, políticas, religiosas, sociales, le dieron cuerpo a la idea y al sueño futurista con la creación de este Centro para el Progreso de Pueblo Hundido.
Comencemos por los parlamentarios de esa época. Los Diputados Raúl Barrionuevo, Manuel Maghalaes, Orlando Poblete.- Los Senadores, Ignacio Palma, Alejandro Noemí, Hugo Miranda, Tomás Chadwick, Julieta Campuzano.
Mención aparte merecen los numerosos vecinos de Pueblo Hundido, muchos de ellos que hoy no están con nosotros, pero, que con letras de oro, están prendidos en la historia: Vïctor Toro, Florencio Vargas, Aliro Lamas, Rafael Ojeda, Calixto Ruiz, Manuel Quiero, Germás Trujillo, el Sacerdote Antonio Rodilla, Pedro Gacitúa y otros que aún permanecen y continúan siendo aportes para esta comunidad, como Lorenzo Ahumada (Presidente de los Jubilados); Juan Rubina, Sonia Jiménez, etc.
“Pueblo Hundido será Comuna con su propia Municipalidad” Ese fue el título de la Tercera, donde aparece también una entrevista a los dirigentes del Centro para el Progreso, que integraban Hernán Páez Cerda como Presidente; Florencio Vargas Díaz, Vicepresidente; Arnoldo Rodríguez, segundo vicepresidente y Víctor Toro Villalba, secretario. Y hubo de pasar largos 12 años desde el Centro para el Progreso de Pueblo Hundido, para concretar el sueño de la autonomía y propia decisión política y social.
El 2 de Junio de 1972, se lograba la aprobación y sanción bajo firma del entonces Presidente de la República, Salvador Allende Gossens, con la publicación en el Diario Oficial de la Ley 17.670, que creaba la Comuna Subdelegación de Pueblo Hundido y fijaba sus límites territoriales.
El día 20 de Junio de 1972, en su edición 28.801, el diario Oficial daba por iniciado el proceso de creación de la comuna.
En su Art. 4°, esta misma Ley autoriza al Presidente de la república, para nombrar una quina compuesta por cinco miembros, a uno de los cuales se designaría de Alcalde. Esta quina formada por vecinos tendría a cargo la administración comunal hasta que entrara en funciones la Municipalidad propiamente tal.
En la quina presentada quedó designado Florencio Vargas Díaz, como Alcalde.
En el mismo cuerpo legal, la Ley 17.670, en su Art. 8°, estipulaba que entraría en vigencia a los 60 días siguientes a su publicación en el Diario Oficial, vale decir, 19 de Agosto de 1972.




COMUNA AUTÓNOMA – PRIMER ALCALDE  EL PRIMER ALCALDE, 
DON FLORENCIO VARGAS DÍAZ. (1972 – 1973)

El Comité Pro Adelanto de Pueblo Hundido Primero y el Centro para el progreso de Pueblo Hundido después, fueron la base en grandes instancias de lucha que ha tenido la comunidad y que lograron ser oídos por las autoridades nacionales, logrando que el Gobierno de ese entonces atendiera sus razones y dictara la ley que desataba a Pueblo Hundido de Chañaral le daba la libertad para ser dueños de su propio destino hasta nuestros días.
Pero habría algo que cambiaria esta lógica soñada por tantos y especialmente por un hombre que habría las puertas de su hogar para recibir al foráneo, que entregaba lo mejor de techo para abrigar al viajero, las atenciones de su familia para cobijar al soñador que dejaba su hogar lejos para intentar una nueva vida en esta zona desértica y árida.
Ese era don Florencio Vargas Diaz. Este luchador social, este minero entusiasta, este socialista de tomo y lomo, este hombre mas bien bajito de estatura, pero con una alta vocación de servicio, que vio premiado su esfuerzo en la confianza del entonces Presidente Salvador Allende que le entrego las riendas de esta nueva Alcaldía que se agregaba al resto del país.
Y como alguien un día “se había ganado esta distinción a la buena”.
Sin embargo el destino y la mano artera de quienes lo consideraron su enemigo, acallaron sus sueños, sus esperanzas, su libertad de hombre bueno, un 11 de Septiembre de 1973.
Una historia nunca aclarada hasta hoy dice que, fue relegado a una celda, donde muere en extrañas circunstancias, incluso en el famoso Informe Rettig es declarado caso no resuelto.


GOBIERNO MILITAR – ALCALDES DESIGNADOS (1973 – 1992)

Si bien la historia consigna como primer Alcalde a Don Florencio Vargas Díaz, nombrado por el Presidente Allende en el albor de la Comuna naciente (1972/1973), con la llegada del Gobierno Militar, tras el golpe del 11 de Septiembre de 1973, hubo otros Alcaldes que rigieron los destinos de esta Comuna, aún Pueblo Hundido, como lo fueron Héctor Trujillo Montalbán, Alfredo Vergara Flores, Waldo Gaete Pérez, Jaime Vargas Aguirre, Genáro Sepúlveda Lezcano, todos designados por las autoridades militares de esos años.
En este tramo de la historia, ocurre algo que nuevamente trunca la historia y las raíces de esta comunidad. Bajo el Decreto Presidencial Unico, Ley 1.758 del 31 de Marzo de 1977, firmado por el Presidente de la República, Capitán General de Ejército Don Augusto Pinochet Ugarte, sustituye el nombre de Pueblo Hundido por el de Diego de Almagro.
No se sabe si es cierto, oleyenda popular “ que el nombre propuesto originalmente era Diego de Almeida, pero una mala digitación de una secretaria externa en el gobierno Central, habría cambiado Almagro por Almeida”. 
HECTOR TRUJILLO MONTALBAN: Netamente pueblino, miembro de una antigua y prestigiosa familia enraizada con el quehacer de esta comunidad. Su padre aparece en los anales históricos de los hombres por una Comuna libre y autónoma, Don German Trujillo. 
WALDO GAETE PEREZ: Pueblino a concho. Industrial Minero. Tuvo una larga y prospera gestión edilicia.
Hijo quién fuera Don Juan de la Cruz Gaete, delegado del Gobierno y Municipal del entonces Departamento de Chañaral, en la década de los veinte, años importantes de la historia del pueblo, con avances significativos para esos años, y que marca también los primeros martilleros de la producción potrerillana. 
JAIME VARGAS AGUIRRE: Sin ser Pueblino, en el corto período de su mandante, ejerce su potencial al servicio de la comunidad. Entre sus mayores afanes, fue el apoyo irrestricto a la labor de Cema Chile, entidad femenina de esos entonces.
Gobernó la Alcaldía siendo intendente el militar Coronel Juan Emilio Cheyre, hoy Comandante en Jefe del Ejército de Chile. 
GENARO SEPÚLVEDA LEZCANO: Le correspondió el último período de los Gobiernos Comunales Provisorios del país. En su accionar incorporo al municipio la computación (Computadores Macintosh de Apple), para hacer de esta una actividad eminentemente profesional, mecanizando las funciones y sacando ventajas funcionales de remuneraciones, patentes comerciales, Depto. Social, Obras. Tránsito, Secplac y Secretaria Municipal, con un servidor 910,60 MB.